Tiempos que cambian. Walnut

Que vivimos en una época convulsa no es una novedad para nadie.
Socialmente, afrontamos un momento complejo que parece avanzar sin rumbo, y verdades que parecían inamovibles hace apenas treinta años ahora caen, muchas veces para bien.
Nuestro planeta ya no sabe cómo pedir ayuda y, a punto de decir «hasta aquí», ve cómo el movimiento que lucha por salvar nuestra tierra es cada vez más fuerte.
La conciencia sobre la misión que tienen los animales y el vínculo que nos une a ellos se está recuperando. Tras siglos de maltrato, nuestros hermanos no humanos saben que se han encendido muchas luces por todo el mundo, y se están acercando a nosotros para tendernos la pata y las alas.
Las mujeres seguimos reclamando un sitio que se nos ha negado durante mucho tiempo, no uno más alto que el del hombre, sino el mismo, como partes del yin-yang perfecto que formamos.

En medio de todo este caos, donde muchos pilares se derrumban y otros cada vez se hacen más fuertes, el ser humano intenta recorrer su camino y buscar un poquito de felicidad; a fin de cuentas, todos buscamos lo mismo en la vida. A veces no es fácil porque incluso cuando los cambios son positivos, necesitamos gestionarlos.

Mis gatos son mi ancla en todo este proceso. Pero además, hay una esenica maravillosa que nos acompaña cuando todo cambia: Walnut, el nogal.
En palabras del Dr Bach»el remedio da constancia y protección de influencias externas».

Esta flor nos protege de las influencias de otros o del entorno, y nos ayuda a gestionar el cambio. ¿Cuántas veces no hemos pasado por una etapa maravillosa, donde los cambios son siempre a mejor, pero de repente sientes que todo a tu alrededor gira?
También tenemos otro escenario: diseñamos un plan de vida o trabajo maravilloso, lo visualizamos y damos todos los pasos para alcanzarlo. Y entonces llega alguien que con una pequeña pregunta o mal gesto, hace que comencemos a dudar incluso de nosotros mismos. Esa gran frase que siempre empieza por «A ver, te lo digo con cariño…«; como decía mi padre, que Dios me libre de las buenas intenciones.. Walnut estará ahí para protegernos de esta influencia, para anclarnos a la ilusión inicial con la que arrancamos.

Por supuesto, para nuestros compañeros animales también es perfecta, desde un viaje por vacaciones, un nuevo miembro que llega a la familia, cuando cambiamos toda la disposición de la casa…,. Incluso, si aparece un nuevo hogar adoptivo, nuestros amigos nos agradecerán que les acompañemos en este proceso con Walnut.

Recorrer el camino personal no siempre es fácil, pero todas las piedras y tormentas que nos encontramos en él, son lecciones. Y siempre tenemos a la naturaleza a nuestro lado, para regalarnos flores o árboles que nos protegen como el nogal.