Días de muérdago

La Navidad ya está aquí. Quizá éste no sea el año con más espíritu navideño que haya vivido y, por lo que he comentado, tampoco para otros. Cuando los sentimientos se restringen a una época concreta, de manera artificial, la pérdida de la raíz es inevitable con el tiempo. Pero tenemos la suerte de contar…