Los baches del camino

Por cuántos baches y curvas pasamos, pero, ¿lo son realmente?

Quizá nos estemos poniendo barreras y frenando un camino que necesitamos recorrer, para aprender algo nuevo o para llegar a algo mejor.

Quizá debamos dejarnos fluir, sin perder el rumbo ni navegar a la deriva, para entender dónde quiere llevarnos la vida.

Quizá necesitemos esa experiencia, para poder alcanzar lo que está por venir.

Quizá necesitemos mirar a nuestro gato y confiar, como hacen ellos, creer con el corazón que las metas esperan a aquellos que trabajan por alcanzarlas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web