La liberación interior. Rosa syria

Es posible que hayas tenido la fortuna de vivir una etapa en la que sentías ser tú mismo, en la que te librabas de mochilas que ya no te servían, y sentías que – aunque fuera por un minuto – eras libre.

Personalmente he podido ir atesorando micro momentos así a lo largo de mi vida, y uno de ellos me lo regaló mi viaje al sur de California, una extraña mezcla de coyotes, desiertos y playas. Recuerdo que había plantas de hibiscus por todas partes, aunque nunca he visto un tipo más espectacular como las que tenían mis amigos en el jardín de su casa, un hibiscus syriacus. No sabían cómo había llegado allí

Ahora me llama la atención que ese momento de conexión conmigo misma, se diera viviendo a esa flor, también llamada Rosa siria, la hermosa esencia de la búsqueda de sinceridad personal.

Como compartía hace poco con vosotros, en la naturaleza sólo hay consecuencias, ni castigos ni culpas, y ese es el camino que nos muestra esta flor; nos libera de ese sentimiento occidental de la culpa, para permitir que podamos tomarlo como una lección y crecer a partir de él.
Personalmente, me ha ayudado en los momentos de introspección, para tomar perspectiva sobre las cosas, entender qué decisiones estaba tomando que no resonaban con la vida que aspiraba tener.  Y sobre todo, me ha permitido librarme de algunos patrones destructivos que había hecho míos, y que no permitían avanzar

Quizá por eso esta flor sea también un catalizador, cuando otras parecen no dar resultados (como lo son Holly o Wild Oat en el sistema Bach), y potencia la acción de otras flores.

La rosa siria nos trae la liberación de los pensamientos negativos, esos que no forman parte de nosotros, pero que de alguna manera hemos permitido que pasen a formar parte de nuestro patrón de comportamiento.
No somos dolor, ni destrucción, ni seres de culpa, sino todo lo contrario: seres increíbles capaces de las mayores hazañas, y que cuentan con una Naturaleza a su alrededor deseando ayudarnos; sólo necesitamos permitir que nos tienda la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web